This post is also available in: Inglés, Francés, Alemán

El accesorio perfecto para tu cartera de criptomendas es un gestor de contraseñas

This post is also available in: Inglés, Francés, Alemán
Encabezado del blog de seguridad de criptomonedas

En mayo de este año, el mercado de criptomonedas perdió 2 billones de dólares en valor, dejando a muchos usuarios en la incertidumbre sobre el destino de sus fondos.

A estas alturas, los inversores en criptomonedas están familiarizados con las fluctuaciones del mercado. Hay, por supuesto, enormes oportunidades de ganancias con la capacidad de comprar y vender fondos o negociar con ellos sin la intromisión de terceros, pero las criptomonedas también tiene sus inconvenientes en forma de vulnerabilidades de seguridad. Con tantas incógnitas ligadas a este nuevo tipo de divisas (se empezaron a utilizar en 2009), los inversores y los usuarios deben ser conscientes de los riesgos inherentes en materia de seguridad y de las diferencias entre las plataformas de intercambio y las carteras digitales.

Independientemente de dónde se encuentren tus criptomonedas, es importante proteger tus activos digitales de los ciberdelincuentes. Esto es lo que hay que tener en cuenta.

Regulación descentralizada

Las criptomonedas no están reguladas por ningún organismo gubernamental, lo que podría hacer que algunas personas duden en utilizarlas en primer lugar. Mientras que una transacción con criptomonedas existe únicamente en Internet, Bitcoin, Ethereum y otras populares monedas digitales tienen valor en el mundo real y pueden utilizarse para comprar artículos tangibles. Las criptomonedas también pueden incluir tu crédito y tus activos financieros: por ejemplo, Fidelity Investments ha anunciado recientemente que los usuarios pueden meter Bitcoins en sus 401(k).

Las transacciones con criptomonedas se registran en una cadena de bloques, que es una cadena digital formada por bloques (archivos) de datos. Dentro de cada bloque hay un libro de contabilidad de las transacciones con criptomonedas con todas las partes involucradas. Una red de ordenadores verifica estas transacciones y, una vez completadas, los datos son inmutables. Aunque toda la transacción sea digital, no puede ser duplicada —los recursos son finitos.

En lugar de una única cadena de bloques de datos, hay muchas cadenas de bloques, a través de muchas redes, que comparten la misma información. Esto limita la capacidad de un ordenador o grupo para regular o verificar todas las transacciones. En cambio, la regulación se reparte entre las distintas redes.

Transacciones entre pares

Para muchos, la idea de las transacciones entre pares, en las que dos usuarios acuerdan el intercambio y el valor de un artículo sin la intromisión de los bancos, es el principal atractivo de las criptomonedas. A lo largo de los años han surgido empresas que simplifican las transacciones de los usuarios, pero al hacerlo, les quitan parte de la propiedad individual sobre sus fondos de criptomonedas.

Debido a la forma en que operan ciertas plataformas de intercambio, incluida Coinbase Global, la mayor bolsa de criptomonedas de Estados Unidos, algunos usuarios corren el riesgo de perder sus datos junto con sus fondos. Coinbase informó de una pérdida trimestral de 430 millones de dólares y una caída de usuarios. Si Coinbase se declarara en quiebra, los activos de los usuarios estarían sujetos a procesos concursales, lo que significa que los usuarios ya no tendrían acceso a sus fondos.

Carteras con o sin custodia

Coinbase, Binance, Kucoin y Gate.io son carteras con custodia, lo que significa que, como terceros, tienen la propiedad de tus claves y carta blanca para controlar tus fondos de criptomonedas.

Tener una cartera sin custodia, como con Atomic, Metamask o Exodus, significa que tienes el control total de tus fondos.

¿Cuál es la mejor opción? Eso depende de tus prioridades. Las carteras con custodia van bien para principiantes que están empezando en el mercado de las criptomonedas. Las transacciones externas hacia o desde una cuenta de Coinbase conllevan una comisión y, según el reciente anuncio, Coinbase incautaría los activos de los usuarios si la empresa quebrara.

Con una cartera con custodia, eres tú quien crea y mantiene las claves de tus fondos, lo que requiere una «frase semilla» de entre 12 y 25 palabras —un conjunto de palabras que te da acceso a tu cartera. Es algo que debes vigilar para proteger tus fondos.

El riesgo con una cartera sin custodia es que si pierdes tu frase de respaldo, también pierdes tus fondos, y no hay un tercero que los recupere por ti —básicamente, operas como tu propio banco.

Las criptomonedas y los actores de amenazas

De naturaleza digital y sin la tradicional regulación gubernamental, las carteras de criptomonedas resultan muy tentadoras para los piratas informáticos.

De hecho, las criptomonedas son la moneda preferida de los ciberdelincuentes, y a menudo se solicitan pagos en criptomonedas cuando se produce un ataque de ransomware. Las criptomonedas resultan atractivas para los ciberdelincuentes por su capacidad para mover fondos rápidamente. Cuando se produjo el ciberataque a Colonial Pipeline, se exigió un rescate en criptomonedas, al igual que cuando tuvo lugar el ataque a JBS Foods, el mayor procesador de carne del mundo.

También es probable que los ciberdelincuentes vayan a por las carteras sin custodia y a por las plataformas de intercambio de criptomonedas como Coinbase, ya que esas empresas tienen las claves de casi 100 millones de cuentas.

Protege tus activos digitales

Si utilizas una cartera sin custodia, es decir, una cartera donde no hay un tercero con las claves de tus fondos, debes proteger tu cartera con prudencia. No compartas tu frase semilla con nadie más, y guárdala en un gestor de contraseñas, junto con cualquier código de 2FA o contraseña asociados a tu cuenta.

Si utilizas una cartera sin custodia, asegúrate de leer la letra pequeña para saber cuáles son tus derechos en caso de que la empresa sufra un ataque informático, una filtración de datos o quiebre.

Los piratas informáticos también pueden utilizar malware como medio para el «cryptojacking», es decir, para secuestrar el dispositivo de un usuario y utilizarlo para la minería de criptomonedas con el fin de pagarse a sí mismos. Para proteger tus dispositivos puedes hacer lo siguiente:

  • Utilizar una VPN cuando navegues por Internet
  • Llevar cuidado a la hora de hacer clic en cualquier enlace potencialmente malicioso
  • Instalar un antivirus y software antimalware
  • Mantener todo el software actualizado

Mantente al tanto de los productos y las actualizaciones de Dashlane y sigue al día en materia de seguridad digital.

    Rachael Roth

    Rachael Roth is a content creator with over a decade of experience in print and digital media. She is a longtime contributing writer for Dashlane's blog and is an Editor and Copywriter for NYC & Company, New York City’s CVB and marketing organization.

    Read More